‘Sálvame Diario’: Jesús Mariñas desgrana la información sobre José Ortega Cano aportada por Rocío Carrasco

Jesús Mariñas aporta nuevos datos acerca de la información dada por Rocío Carrasco sobre Ortega Cano

Este domingo, Telecinco emitía los dos primeros capítulos del documental de la vida de Rocío Carrasco ‘Rocío. Contar la verdad para seguir viviendo’. Entre todo lo aportado en su testimonio, daba sutilmente una información sobre José Ortega Cano, el viudo de su madre, Rocío Jurado.

Entre otras cosas ha generado mucha expectación lo que insinuó sin llegar a decir abiertamente sobre José Ortega Cano: “Yo a José siempre le tuve mucho cariño. Ahora los sentimientos son diferentes. No sé si… Bueno, sí lo sé: no creo que fuese una decisión acertada, desgraciadamente para ella”, apuntó haciendo referencia a la boda de su madre con el torero, lanzando algunas incógnitas al aire.

Este lunes, en el programa ‘Sálvame’  se analizaba el testimonio de la hija de Rocío Jurado, y muchos se preguntaban qué había querido decir exactamente Rocío sobre Ortega Cano, y esperaban que en próximos capítulos se explicara algo más.

Jesús Mariñas complementa la información aportada por Rocío Carrasco

Al programa, acudía como invitado el periodista Jesús Mariñas, una persona que siempre estuvo muy cerca de Rocío Jurado, y que conoce muy bien cómo fue la vida de la artista y su hija. El periodista, fue un poco más allá acerca del a información sobre Ortega Cano aportada por Rocío Carrasco.

El periodista aseguró que el matrimonio se iba a separar, puesto que “ella era fuego”  y “él era el agua” y que “bastante habían durado juntos”. Contó además cómo vivió algunos de los episodios más duros que relató Rocío Carrasco.

“Estamos halando de una época que no es la actual, las cosas eran menos fáciles, se ataba más corto en las relaciones. Rocío Jurado era una madraza, la historia de Barcelona la vivió fatal. Ella olió lo que se les venía encima y rechazó a David desde el primer momento”.

Ortega Cano y Rocío Jurado

Jesús Mariñas:  “el amor no es ciego, es tonto”

Según Mariñas, “Argentona en aquel momento era un pueblito de Barcelona, estuve varias veces en esa casa y alucinaba. Pensaba el amor no es ciego, es tonto. Ella protagonizaba ese amor, yo lo veía y presenciaba”, contaba el periodista sobre el lugar a donde se había trasladado Rocío Carrasco para estar con Antonio David Flores.

Aclaraba además, que cuando Rocío Carrasco cumplió los 18 años y se marchó de casa, Rocío Jurado y Pedro Carrasco, no pudieron hacer nada: “Rocío y Pedro no podían decir nada, era como pegarse contra una pared. Rocío a los 18 años era caprichosa e impertinente, creo que por un exceso de cariño paterno”.

“Rocío Jurado se puso de rodillas para decirme que no hablase de su hija ni de Antonio David, me dijo ‘a esa no, que a esa la he parido’. No quería que hablase de David por la repercusión que tenía para ella. A David le tenía cierta simpatía y antipatía a la vez, él representaba un peligro para la familia”.

Además, Rocío Carrasco no podía contarle a su madre lo que sucedía en su relación con Antonio David porque “mantenían lejanía de sus cosas íntimas”.