‘Indiana Jones y el Reino de la Calavera de Cristal’ » Crítica

indiana jones y el reino de la calavera de cristal crítica

Crítica: «Indiana Jones y el Reino de la Calavera de Cristal»

Crítica de ‘Indiana Jones y el Reino de la Calavera de Cristal‘ – En primer término, una consideración juguetona. Supongo que me lo permiten. Todo ser pensante que escribe en algún blog, bitácora, periódico o revista ha estado esperando este mismo instante desde hace muchos meses: el de ponerse a escribir sobre la última película de Indiana Jones.

Tocar con las teclas algo casi legendario pone mucho y más si tenemos entre manos una reliquia del pasado, una joya de la nostalgia cinéfila y un personaje tan mítico como admirado.

Una vez llegado el estreno y el día en que uno se dirige a verla de forma frenética (dénse cuenta que las mayoría de críticas ya estarán colgadas), llega el momento refocilante: esta es mi crítica sobre Indiana Jones. Tremendo instante.

Me he recreado y lo sé pero es que parece el cine tan aburrido en sus propios refritos que cuando se resucita algo jugoso a uno le sale la vena lírica. Y versar sobre algo que ha puesto en contacto diversas generaciones no es moco de pavo.

Vamos a la crítica que debe empezar seria y contextualizada, con referencias vamos, aunque en este caso resulten prescindibles. Yo la encaro a través de sus artífices.

Siempre ha resultado clara la capacidad clarividente de Steven Spielberg. Sabe jugar buenas cartas, algunas nuevas y otras recuperadas. No debe ser sólo por dinero sino por diversión también (después de exprimirse dramáticamente en la magistral «Munich») que ha recuperado la figura de Indiana Jones, casi ya jubilado por dos décadas de evolución de un cine frenético y aturullado en cuanto a la acción.

Spielberg y Lucas

Todo mecanismo iniciado por Spielberg y Lucas tiene las junturas bien soldadas. En este caso, la cruadatura del circulo se consigue al pergeñar una película de puro entretenimiento que garantiza el placer nostálgico a los admiradores de la saga y nuevos ingredientes a los recién llegados. Y la forma de mostrarlo no puede resultar más clara.

Los primeros minutos de la historia (la escena del aeropuerto) es un homenaje maravilloso a los films de aventuras de los años 30 y 40 de los que surge el Doctor Jones, con sus encuadres perfectos, el escape aparentemente imposible y una tonalidad amarronada que destaca los ojos de femme fatale de Cate Blanchet.

La aventura clásica con la que se inicia el film se va transmutando, en el habilidoso guión de David Koepp, hacia la aventura tecnológica de nuestros días con una resolución que, aunque resulte más o menos brillante, encandilará a los jóvenes ojos.

En definitiva, una conjunción perfecta que garantiza la comercialidad de la historia, su aceptación entre los jóvenes (ese público extra que asegura dólares) y la no indignación de los avezados o seguidores de la saga. Buen truco.

La película no debe ser tomada demasiado en serio ni por los que piensen en ella como si fuera el caliz de Cristo ni por los que la puedan atacar por el efecto fácil que puede resultar ver a un hombre corriendo delante de una bola gigante. Disfrútenla y punto. Porque «Indiana Jones y el Reino de la Calavera de Cristal» tiene una historia con menos entidad que la de films anteriores pero efectiva, un elenco de actores acertado (la sonrisa sardónica de Harrison Ford no ha envejecido), una dirección que se disfruta muchísimo, obra de un gran maestro, y una resolución no demasiado estimulante pero justificada.

En fin, pese a ser menor que las obras anteriores, el film se disfruta, te divierte, te entretiene e incluso te proporciona referencias que te permite rememorar cómo viviste las anteriores películas.

Un puro gozo divertido y despreocupado, realizado como un pasatiempo para todos los públicos. Y no hay que complicarse más la vida. Disfrútenla y no piensen demasiado.

La música de John Williams

Por cierto, la crítica debe concluir con algún otro comentario desenfadado sino no se cierra como Dios manda: la música de John Williams es una auténtica maravilla. Cuando suena con la imagen del sombrero reflejado en el coche a uno se le cae el alma al suelo. Pero, Steven, tenías que haber subido un poquito más el volumen.

indiana jones y el reino de la calavera de cristal crítica

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here