Alba Díaz, positivo en coronavirus, tras su vacaciones en Marbella

Alba Díaz ha comunicado que ha dado positivo en Covid-19, tras pasar sus últimos días de vacaciones en Marbella

Nadie está a salvo de contagiarse de coronavirus en ninguna parte del mundo. Alba Díaz, hija de Manuel Díaz y de Vicky Martin Berrocal, ha confesado que tras unos extraños síntomas que no cesaban, decidía realizarse una PCR que, finalmente ha dado positiva.

La joven Influencer se encontraba en plenas vacaciones estivales, y el último sitio en el que estuvo fue en Marbella. Allí coincidió con su ex novio, Javier Calle, y también con su amiga de infancia, la también Influencer, Anita Matamoros, con quien compartió más de una velada y más de una fotografía.

Al parecer, hacía unos días que se encontraba muy débil, con tos, secreción nasal, y había perdido el gusto y el olfato. Comenzó a sospechar que quizás se había contagiado en sus vacaciones por la Costa del Sol, y optó, en un primer momento, por un test de antígenos, que daba negativo. Aún con la duda y la mosca detrás de la oreja, acudió a le realizaran una PCR para salir de dudas, y confirmaban su contagio.

“Hace dos días me hice la prueba de antígenos y di negativo, pero me encontraba fatal y me hice la PCR…No era una gripe normal”

Alba Díaz, aíslada en su casa, tras contagiarse de Covid-19 en Marbella

Ella misma se encargaba de comunicarlo a través de varios stories, mientras aseguraba que ya llevaba tres días de cuarentena, aislada en su casa: “Esos días de dudasme quedé en casa porque no estaba convencida al cien por cien y he dado positivo. Estoy comiéndome una ensalada como si nada. Llevo tres días en casa»”

Aprovechaba la ocasión para poner en aviso a sus seguidores sobre el peligro de un posible contagio: “Solo digo eso. Cuidaos que está el tema que no veas”. Pero lo cierto es que cuando Alba, o Anita suben fotografías en sus perfiles de Instagram, donde aparecen sin mascarilla y con más personas, son duramente criticadas porque se ponen ellas mismas en peligro, y tiene a los demás. A veces es mejor aplicarse el cuento y dejar de dar consejos a posteriori y cuando ya no hay vuelta de hoja.