8 tendencias de moda que son un horror y que duran más de lo deseable

Hay algunos modas que nunca debieron ver la luz o que duraron demasiado

Por definición, las tendencias tienen una vida corta. Pese a que muchas vuelven, y vuelven, y vuelven a volver hasta la saciedad… ¿Es que ya no hay nada nuevo que inventar?. Hay algunas que duraron (o duran, porque siguen vigentes a día de hoy) mucho más de lo que deberían (si viviéramos en un mundo en el que primara el buen gusto, se entiende).

Hay que reconocer que en cuanto a moda, no hay nada escrito. Bueno si, la historia de la moda está ahí y podemos siempre fijarnos en los grandes genios para poder inspirarnos. Pero solo para inspirarnos, lo de copiar ya comienza a cansar.

La moda callejera o streetstyle siempre ha sido el escaparte perfecto para cazar tendencias o crearlas. Pero en ocasiones, los diseñadores se dejan llevar demasiado por la actitud y dejan a un lado la creatividad. A continuación te detallamos algunas modas que quizás duraron demasiado, pero ¡ojo! repetimos que en la moda no hay nada escrito y siempre y cuando la persona esté a gusto con lo que lleve puesto.

8 tendencias de moda que son un horror y que duran más de lo deseable

Las modas que no debieron quedarse tanto tiempo

  • Vaqueros estilo boyfriend: He de reconocer que me gusta llevar pantalones anchos, vaqueroS o no, pero la moda de llevar pantalones que al desabrochar el cinturón se te quedan caer hasta los tobillos, ¡NO!. Puede resultar muy sexy vestirte con la ropa de tu novio… pero no salir a la calle con ella. Los vaqueros, anchos o fin, tienen que sean de tu talla, y, a ser posible, no combines el trinomio taconazo-rotos-bajos doblados..
  • Gafas de sol inmensas: Desde los años cincuenta se han llevado las gafas de sol grandes, perfectas para disimular una ojera o una cara de cansancio tremenda a la mañana siguiente de una fiesta, sin embargo, en todo hay límites. Y, reconozcámoslo, cuando las gafas de sol son TAN grandes es imposible que sienten bien.
  • Cuellos de punto: Al margen de para aquellas personas que acostumbran a perder bufandas, fulares y pañuelos, esta prenda de dudoso estilo no debería existir. Por cierto: tiene una curiosa habilidad para marcar papada.

  • Vestidos tipo péplum: Pese a que a grandes diseñadores les encante incluirlos en sus colecciones, no solo no favorecen… sino que sientan mal, directamente. Son aceptables para Madonna o Lady Gaga en concierto, pero una vez abajo del escenario, ni verlos. Aunque en teoría sirven para disimular la barriguita, no te lo creas.
  • Vaqueros cortados: Y pantalones cortos en general, sobre todo en invierno. Si tus piernas son las de Irina Shayk, te los podrías permitir… aunque tampoco deberías. Tan solo son aceptables en verano y para ir a la playa. Punto.
  • Bolsos XXL: No solo son la pesadilla de traumatólogos y responsables de gran parte del trabajo de fisioterapeutas (a mayor bolso, más cosas dentro, ergo más peso para la espalda, que se resiente), sino que, hay que reconocerlo, no sientan bien. Todo en su justa medida y en un tamaño razonable y racional, bolso incluido.
  • Botas tipo Pocahontas: Solo admisibles en Carnavales o la noche de Halloween. Sin comentarios.
  • Vaquero por partida doble: Ya lo dice la sabiduría popular: lo poco agrada y lo mucho enfada. O empacha. Lo mismo ocurre con el print de camuflaje: una prenda es suficiente.
  • Sujetador por encima de la camiseta: Es otra de las modas que nunca debió llegar. Usar el sujetador encima de la ropa es un auténtico despropósito. Quedará muy extravagante y exclusivo en un pasarela de alta costura, pero en la calle es un rotundo NO.
  • Las chunky sneakers: ¿Os parecen de verdad bonitos esas sneakers que hacen el pie como el de un elefante ortopédico? Que estén de moda no significa que nos parezcan ponibles o favorecedores. Las chunky no son ni bonitas, ni favorecedoras. ¡A la hoguera con ellas!
Sujetador por encima de la camiseta, chuncky sneakers y las gafas de sol XXXL | Pexels